Tag Archive | reflexión

Descubre qué es lo que disfrutas en la vida, lo que te gustaría crear, lo que te gustaría ser

“Tienes que volverte un creador. Tienes que encontrar una creatividad que satisfaga tu libertad, de lo contrario, esa libertad estará vacía. Tienes que crear algo o bien descubrir algo. O sacas a la luz tu potencial, o vas hacia dentro y te buscas a ti mismo, pero tienes que hacer algo con tu libertad.

La libertad te da una oportunidad pero no es la meta. Te da la oportunidad de hacer lo que quieras. Ahora eres libre pero estás triste porque todavía no has aprovechado esa oportunidad. Podría ser la meditación, la música, la escultura, el baile, el amor, pero tienes que hacer algo con tu libertad. No te quedes sentado, si no, estarás triste.

La libertad tiene que ser una fuerza creativa en tu vida y no un tipo de libertad negativo. La primera parte es negativa: te liberas de la prisión, de las cadenas. Eso es lo que has hecho, pero ahora estás de pie bajo el cielo, completamente perdido…

Que te gustaría crear.

Que te gustaría crear?

Has soñado con la libertad sin pararte a pensar que conlleva una gran responsabilidad. Tienes libertad, pero no has satisfecho la responsabilidad. De ahí que te embargue cierta tristeza. Tienes la capacidad de destruir esa tristeza. Si has sido capaz de destruir tu esclavitud, tus cadenas, sin duda serás capaz de ser creativo. Si has sido capaz de destruir las prisiones, sin duda serás capaz de hacer o crear algo bello.

Mi experiencia me dice que a menos que te vuelvas creativo en algún aspecto, tu vida seguirá estando vacía y triste. Las únicas personas dichosas son las personas creativas…

Tendrás que disipar la oscuridad; de lo contrario, antes o después acabarás en alguna cárcel. No puedes seguir cargándote de tristeza. Transforma toda la situación y conviértete en una persona creativa antes de que la carga sea demasiado grande y te obligue de nuevo a algún tipo de esclavitud, de encadenamiento. Descubre qué es lo que disfrutas en la vida, lo que te gustaría crear, lo que te gustaría ser, lo que te gustaría que te definiera.

La libertad sólo es una oportunidad de encontrar una definición de ti mismo, una forma de ser verdadero, auténtico, y la alegría de hacer que el mundo que te rodea sea un poco mejor, un poco más bello, que haya más rosas, que sea más verde, que haya más oasis.

Esto me recuerda a Madame Blavatsky, la fundadora de la Sociedad Teosófica. Era una trotamundos y siempre solía llevar dos bolsas en las manos. Tanto si iba a dar un paseo por la mañana como si viajaba en tren, siempre llevaba esas dos bolsas. Y cuando estaba sentada en el tren, echaba por la ventanilla algo que había en la bolsa, lo echaba a la acera, a la calle.

La gente le preguntaba: “¿Por qué lo hace?”.

Ella reía y decía: “Es una costumbre de toda la vida. Son semillas de flores. Es posible que nunca vuelva a hacer esta ruta, pero no importa. Cuando llegue la estación de las flores podrán verlas miles de personas que viajan cada día en esta línea de trenes, podrán ver sus colores. No me conocen, pero no importa”.

Y añadía: “Hay algo innegable: estoy haciendo feliz a unas cuantas personas en algún lugar. De eso estoy segura. No importa que ellas lo sepan o no. Lo que importa es haber hecho algo que hace feliz a alguien. Pueden llegar unos niños, coger unas cuantas flores y volver a casa. Pueden llegar unos amantes y hacer guirnaldas con ellas. Sin que ellos lo sepan, formaré parte de su amor. Formaré parte de la alegría de los niños, de todo el que pasa por el camino y ve esas bonitas flores”.

La persona que comprende que la libertad es simplemente la oportunidad de crear un mundo un poco más bello, de ser más consciente, no puede estar triste… Una libertad negativa es poco importante porque puede desaparecer. La libertad tiene que ser positiva”.

By Osho Maestro

Anuncios

El placer de pensar (A. Jodorowsky)

Alejandro Jodorowsky: Muchas personas me preguntan cómo domar al Ego y despertar al Dios Interior y me piden un consejo de Psicomagia para lograr rápidamente esta esencial mutación . Yo, que antes de los 40 años andaba perdido en el laberinto de mi ombligo, buscando el triunfo artístico, creyendo que los otros sólo eran una fuente de futuros aplausos, y que sólo a los 50 años vislumbré el camino despojado de egoísmo que me conducía a la realización transpersonal, el arte para sanar, y a los 60 años encontrar por fin mi Voz Interior, ¿cómo puedo darles una receta que, al estilo del nescafé, les disuelva instantáneamente el ego en el infinito océano de su Conciencia? Esta historia, que me contó un médico en el barrio chino de Nueva York, puede ser útil:

Un emperador amaba la pintura. Un día se le antojó tener en la sala del trono un retrato de un gallo de combate. Pidió que le enviaran al mejor pintor. Llegó ante él un maestro de maestros. “¿Cuánto demorarás en traerme el cuadro?”. “¡Majestad, si usted desea el mejor retrato de tan noble animal, es necesario que me otorgue seis meses!”. El emperador accedió y el pintor se encerró en su taller. Apenas cumplido el plazo, el soberano reclamó la obra. El maestro anunció que aún no la había terminado y solicitó otros seis meses. El gobernante, después de un acceso de cólera, accedió al pedido. Esperó obsesionado las 24 semanas y él mismo, con un impresionante séquito, llegó al taller. El artista se excusó y pidió tres meses más. El mandatario, al verse sin su gallo, enrojeció de furia: “¡Sea, pero si para ese entonces no has terminado, haré que te corten la cabeza!”. Pasados los 90 días, el regente, seguido por sus verdugos, corrió hacia la casa del pintor. Este los hizo pasar al taller, en donde sólo había una gran tela en blanco. “¿Cómo -vociferó el emperador- aún no has hecho nada? ¡Ordenaré que te corten la cabeza!”. El pintor, sin hablar, tomó pinceles y colores, los mezcló rápidamente y con velocidad vertiginosa pintó el gallo más hermoso que se hubiera visto en el Imperio. La belleza del ave era tan intensa que el emperador, arrobado, cayó de rodillas ante la obra maestra. Cuando se repuso de la emoción, volvió a encolerizarse. “¿Reconozco que eres el mejor, sin embargo haré que te degüellen! ¿Por qué me has hecho esperar tanto tiempo si podías haber cumplido mi encargo en unos minutos? ¡Te has burlado de mí!”. El maestro invitó al mandatario a visitar su casa. ¡Había miles y miles de dibujos de gallos, estudios anatómicos, aves disecadas, huesos del animal guerrero, innumerables intentos de cuadros, apuntes, libros sobre su crianza y corrales llenos de gallos vivos!

Tras la facilidad de un genio, hay años de estudio, trabajo y sufrimiento. Los alquimistas dicen: “Lee, lee y relee, estudia, ora y trabaja, vuelve a leer, vuelve a trabajar y un día encontrarás”. Encontrarse a sí mismo no es un regalo que recibes de otro, sino el fruto de incontables desvelos.