Archive | enero 2012

Paraísos de Shuichi Nakano

Impresionante trabajo de ilustración de este pintor japonés.

Leer Más…

Anuncios

Code Racer – ¿Te atreves?

Code Racer es un original juego online para dos participantes, tú y tu rival, se trata de escribir el fragmento de código html que se nos pide antes de que lo haga nuestro adversario.

Aunque a la hora de programar las prisas nunca son buenas, este juego puede servirnos para recordar las etiquetas y otros elementos del código HTML, que tal vez por ayudarnos de asistentes, o editores visuales, hayamos olvidado.

Únicamente debemos conectarnos, utilizando nuestra cuenta de Facebook, esperar a que se incorpore un rival y ser más rápidos escribiendo el fragmento de código que se nos pide, lo que nos hará ganar puntuación.

Enlace | Code Racer

Hitlandis plataforma web para melómanos, música fresca

Últimamente cada vez vemos más este tipo de webs, grooveshark, musicuo, biit… etc, y tenemos que agradecer a toda esa gente que pone a nuestra disposición kilates de música. La última que he probado es Hitlantis, que han conseguido sorprenderme con una interface muy colorista, clara e interactiva. itlantis se aleja de los conocidos temas comerciales, ofreciendo aliento fresco y sonidos inspiradores.

http://hitlantis.com/

Vivir sin miedo

No se equivoca el río cuando,
al encontrar una montaña en su camino,
retrocede para seguir avanzando hacia el mar;
se equivoca el agua que por temor a equivocarse,
se estanca y se pudre en una charca.

No se equivoca la semilla
cuando muere en el surco para hacerse planta;
se equivoca la que por no morir bajo la tierra
renuncia a la vida.

No se equivoca el pájaro
que ensayando el primer vuelo cae al suelo,
se equivoca aquel que por temor a caerse
renuncia a volar por la seguridad del nido.

No se equivoca el hombre
que ensaya distintos caminos para alcanzar sus metas,
se equivoca aquel que
por temor a equivocarse nunca acciona.

Pienso que se equivocan aquellos que no aceptan,
que ser hombre es buscarse a sí mismo cada día,
sin encontrarse nunca plenamente.

Creo que al final del camino
no te premiarán por lo que encuentres,
sino por aquello que hayas buscado honestamente.

El error más grande lo cometes cuando,
por temor equivocarte,
te equivocas dejando de arriesgar,
en el viaje hacia tus objetivos.