Archive | octubre 2011

Photoshop CS6 – Pre release

Photoshop es la herramienta que podemos considerar como una de las mejores amigas del fotógrafo. Después de anunciar la salida de Photoshop Touch para tabletas, y afortunadamente para nosotros, Adobe acaba de anunciar la llegada de Photoshop Creative Suite 6, que nos permitirá hacer algo con lo que hasta el momento solamente habíamos soñado: editar fotografías borrosas desde Photoshop.

La trepidación es el efecto producido cuando el diafragma de la cámara está abierto mientras el sujeto se mueve, o nosotros nos movemos. El resultado siempre es una fotografía de baja calidad, que hasta el momento se nos volvía imposible editar en algún software de edición después de haberla tomado. De hecho, sería algo ideal poder hacerlo y ahora desde Photoshop nos dicen que pronto será una realidad.

Por lo que sabemos, que no es demasiado, el mecanismo nos permitirá editar las fotografías borrosas solamente si son producto de un movimiento involuntario, a través de una funcionalidad renovada que seguramente muchos de nosotros conocemos pues ya estaba presente en CS5. Esta funcionalidad es Patch Match, que ahora recibe un algoritmo nuevo para llevar a cabo esta función.

De acuerdo con Adobe, esta nueva funcionalidad se incorporará “en toda su gloria” en todos los paquetes por venir, y que ciertamente (y estamos en parte de acuerdo con ellos) revolucionará el mundo de la fotografía digital y sus retoques. ¿Pero en qué consiste exactamente esta funcionalidad? El renovado algoritmo de Patch Match aumentó su eficiencia entre 20 y 100 veces, gracias a un incremento en el procesamiento de datos. Lo que hace Patch Match es copiar los píxeles vecinos a alta velocidad y con ellos reconstruye las partes dañadas de la fotografía. Básicamente, crea nuevos píxeles tomando como base los existentes, y los adapta a su entorno.

 

Leer Más…

Busca tu camino

Alejandro Jodorowsky: Muchas personas, porque no han realizado sus ilusiones, se sienten fracasadas. Viendo la realización de otros, se llenan de una rabia y odio, que en el fondo es sufrimiento. Esta fábula puede serles útil:

Las mariposas pusieron huevos, de los que salieron gusanos que treparon por el tronco de árboles para secretar hilos hasta formar blancos capullos que, al cabo de un tiempo, se abrieron expulsando mariposas que revolotearon como aterciopelados gritos de color… Un pollo silvestre observó con envidia todo el proceso. Dejó de jugar con sus camaradas y anheló tener inmensas alas y revolotear por encima de las plantas cual una flor viva. Pensó: “¿Si esos gusanos asquerosos  pueden transformarse en seres tan bellos, por qué no yo?” Recogió trozos de estambre, hilachos, fibras secas, cáñamo. Cargando su material, trepó a una roca alta y desde ahí saltó para caer en la copa de un árbol. Se envolvió hasta quedar encerrado en una especie de capullo y, protegido por una rama, se puso a dormir esperando despertar convertido en mariposa. Pasó el tiempo. Torturado por la sed y el hambre, despertó. “¡Llegó el gran momento!”, se dijo. Rompió los estambres a picotazos. No se había transformado en mariposa, pero un cambio había ocurrido: ya no era pollo sino gallito… Volando torpemente, muy decepcionado, fue a jugar con sus hermanos. Estos, correteando el día entero bajo el sol, bien alimentados, se habían convertido en ejemplares de pelea. El gallito, desnutrido, enclenque por la falta de ejercicio, no pudo hacerles frente. Fue picoteado y despreciado. El ave comenzó a odiar a las mariposas, considerándolas culpables de sus males. A manera de venganza, recorrió el bosque destruyendo cada capullo que encontraba o mariposa que podía cazar.

En realidad, muchas personas se sienten fracasadas porque no pudieron realizar una obra que no les correspondía. Todos servimos para algo, pero no todos servimos para lo mismo. Sucede a menudo que quien se ha equivocado de camino atribuye su derrota a circunstancias exteriores y se vuelve enemigo furibundo de lo que en el principio amó… Tenemos una cantidad limitada de energía vital. Seamos cuidadosos. Errar de meta es perder no sólo aquello para lo que no servimos sino también aquello en lo que podríamos haber descollado.

El utópico profeta

<< ¿Se puede decir algo inteligente sobre Jobs que no se haya dicho ya? Seguramente no, pero la tentación es demasiado poderosa. Siendo de PC de toda la vida, nunca sentí veneración por el señor Jobs. Últimamente en mi casa conviven los dos ecosistemas, aburrido como estaba de los virus. Y tengo el corazón partío. El mundo PC es bastante castaña en términos de experiencia de usuario, pero te da una libertad de elección enorme. El mundo manzana es justo lo contrario, perfección en un ecosistema cerrado. Es casi una disyuntiva filosófica que entronca con el problema de los diseños utópicos.

La mayoría de los utópicos han ido proponiendo sistemas sociales donde todo está pensado para funcionar perfectamente, pero a costa de la libertad de los ciudadanos. Algunos, por la vía de la tiranía del conocimiento como Tomás Moro (Utopia), otros por el conductismo como Skinner (Walden II) y otros por la droga inocua y la selección genética como Huxley (Un mundo feliz). Ya en esta última, en realidad una distopía, la contradicción emerge brutalmente en la trama: ¿Puede el ser humano ser feliz con bienestar pero sin libertad? ¿Puede serlo en una libertad insegura? Está claro que esta idea entronca con la visión de Apple como una religión y Jobs como su profeta. Y, siendo un iluminado, siempre confió en su intuición por encima de lo aparentemente razonable, incluidos los estudios de mercado. Nunca los utilizó. Supongo que era capaz de sentir lo que sentía el usuario.

Me parece más sorprendente eso que el hecho de que la inversión publicitaria de Apple fuese tan escasa en relación a su facturación. De esto último hay muchos ejemplos. Pero lo que más me intriga es cómo fue capaz de gestionar de forma exitosa una organización enorme en la que las grandes decisiones las tomaba un solo cerebro. Todos sabemos lo difícil, por no decir imposible, que resulta que una agencia organizada en torno a un gran creativo supere un cierto tamaño. Saber cómo lo logró es fundamental para aventurar si su desaparición supondrá el desmontaje de un modelo.

En los años en los que Jobs estuvo ausente, Apple se movió en lo previsible para una empresa de su tamaño y recursos. Como veterano practicante de deportes de equipo, sé que es mejor un mal entrenador que ningún entrenador, excepto cuando cada uno de los jugadores tiene la suficiente experiencia como para saberse su papel de memoria, incluido el momento de pedir cambio al banquillo. Y, aún así, lo mejor es un buen entrenador.>> Por David Torrejón

Assassin’s creed revelations – Tema principal Iron

En las profundidades del océano, muertos y desechados
donde la inocencia arde en el fuego
a millones de kilómetros de casa,
estoy caminando por delante
estoy congelado hasta los huesos, estoy…

Leer Más…

¿Es la belleza algo antiguo?

Más allá de cualquier consideración teórica o constructiva, cuando pensamos en la fotografía pictorialista pensamos en la belleza. El que la imagen sea una construcción más falsa que un bolso Vuitton vendido en China no nos afecta, ni tampoco nos paramos a considerar que la luz no es natural, que la idea está basada en una escena por lo general sacada de la tradición pictórica (de ahí lo de pictorialista), ni mucho menos en que esta práctica atenta (tal vez habría que decir atentaba) contra los principios fundamentales del nacimiento de la fotografía. Nos gusta su belleza, esos cuerpos de mujeres blancas como cadáveres, lánguidas, realmente a punto de expirar. Nos encantan esos paisajes ya prácticamente imposibles. Nos resulta irresistible, finalmente, asomarnos a un mundo diferente al que habitamos, en el que no parece haber los problemas que vivimos a este otro lado de la realidad, en el que todo esta pensado para resultarnos agradable. Todo lo contrario que en la fotografía actual, tan preocupada por transmitirnos ideas, conceptos, situaciones que nos llevan inevitablemente a cuestionarnos todo tipo de asuntos y, por supuesto, a responsabilizarnos de ellos. Tan obsesionada con la no-belleza, con ofrecernos la parte cruel, vulgar, fea, de la realidad, tal vez la realidad misma y sin duda alguna de nosotros mismos. No, en la fotografía pictorialista nada de esto es así, la belleza, el orden, lo estático, prima sobre cualquier otra apreciación. Es decir, triunfa la falsedad.

Foto pictorialista

Leer Más…